Qué y cómo se aprende

      • Conocimiento personal

        Nuestros alumnos van dejando atrás la niñez e inician el camino hacia una personalidad que ya se perfila. Este proceso requiere, ciertamente, el acompañamiento de un adulto que les ayude a tomar conciencia de lo que están viviendo y que los anime a ganar seguridad en sí mismos.

      • Adquisición de una personalidad firme: autoestima

        Queremos acompañar a nuestros alumnos en la construcción de su personalidad y queremos que esta sea equilibrada y firme, que sepan hacer uso de su libertad y su voluntad. Queremos ayudarles a tener criterio, a descubrir su propio potencial, a formar su escala de valores, teniendo en nosotros un punto de referencia. Ayudarles a saber ser y saber estar.

      • Conocimiento grupal

        Los alumnos de 1º inician una nueva etapa con nuevos compañeros. Habrá que ayudarles a formar grupo, a ser acogedores y receptivos con los nuevos compañeros y a saber ofrecer y poner al alcance de los demás las propias capacidades para el bien de todos.

      • Respecto a las personas y a las cosas

        El mensaje que queremos transmitir a los hombres y mujeres de este curso es que la diversidad de un colectivo es una fuente de riqueza si prevalece la tolerancia, la buena convivencia y el respeto mutuo. A su vez queremos fomentar el respeto por el material propio y de los demás como una muestra de actitud y talante positivos.

      • Formación intelectual

        El inicio de la ESO supone más dedicación a las tareas escolares para que el alumno adquiera una sólida y progresiva competencia, no sólo en los conocimientos y habilidades, sino también en los hábitos de estudio. El claustro de la etapa tiene el reto de acompañar a los chicos y las chicas en el desarrollo progresivo de una inquietud intelectual que los conduzca a la autoexigencia en el proceso de aprendizaje.

      • Abrir los ojos al mundo y ser solidario

        Queremos hacer crecer a nuestros alumnos en la sensibilidad hacia el mundo que les rodea. Darse cuenta de que tienen al lado realidades diversas y adversas, carencias, necesidades, sufrimiento ... para que los ayude a valorar lo que disfrutan y a compartirlo.

      • Dar a conocer a Jesucristo

        y hacerlo presente en la vida diaria

    • Competencia académica y personal

      La Educación Secundaria Obligatoria proporciona una educación que permite a los jóvenes asegurar un desarrollo personal sólido, y adquirir las competencias culturales y sociales relativas a la expresión y la comprensión oral, la escritura, el cálculo y la resolución de problemas de la vida cotidiana. Por ello las competencias básicas son el eje del proceso educativo.

      El currículo orientado a la adquisición de competencias establece como finalidad conseguir que los chicos y las chicas adquieran las herramientas necesarias para entender el mundo y se conviertan en personas capaces de intervenir activa y críticamente en la sociedad plural, diversa y en continuo cambio. Un currículo por competencias significa enseñar para aprender y seguir aprendiendo a lo largo de la vida.

      Esta idea, que se sustenta en los diferentes tipos de contenidos, está relacionada con la capacidad de activar o movilizar a los chicos para hacer frente a situaciones diversas y actuar de forma eficaz.

      Para la ESO se identifican dos grupos de competencias básicas: las competencias transversales, que son la base del desarrollo personal y de la construcción del conocimiento, y las competencias específicas, centradas en convivir y habitar el mundo, y se organizan de la siguiente manera:

      • Competencia en comunicación lingüística
      • Competencia matemática
      • Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico
      • Tratamiento de la información y competencia digital
      • Competencia social y ciudadanía
      • Competencia cultural y artística
      • Competencia para aprender a aprender
      • Autonomía e iniciativa personal

      La ESO comprende cuatro cursos académicos y se organiza en diferentes materias. El cuarto curso, además, pone especial atención en la orientación académica posterior. En Jesuitas Sarrià, la ESO también ofrece preparación para continuar la formación postobligatoria.

    • Se propone alcanzar los siguientes objetivos con los alumnos
      • Autoconocimiento y aceptación personal
        • Reforzar la imagen positiva de uno mismo.
        • Manifestar a los demás algún aspecto que no conozcan de nosotros.
        • Darse a conocer al grupo.
        • Comunicar a los compañeros, sentimientos y expectativas sobre diferentes ámbitos.
        • Facilitar encuentros con los demás.
        • Escuchar y estar abierto a las experiencias de quien comunica.
      • Autoconocimiento y aceptación grupal
        • Crear un clima positivo de confianza y comunicación interpersonal en el grupo.
        • Reforzar la imagen positiva de los demás y descubrir los aspectos positivos que existen en los compañeros.
        • Hacer conscientes, a los alumnos, de cómo a través de lo que hacemos y lo que decimos podemos influir en el concepto de uno mismo que tienen los demás.
        • Reconocer cuáles son los comportamientos de los otros que nos hacen sentirnos valorados positivamente, y qué nos hacen sentir valorados negativamente.
        • Desarrollar actitudes de cooperación dentro del grupo.
      • Respecto a las personas y a las cosas
        • No ejercer ningún tipo de violencia física ni verbal sobre los demás.
        • Respetar las normas de convivencia y la normativa interna para el buen funcionamiento de la escuela.
        • Hacer un buen uso de todo el material común de la escuela.
      • Autonomía y toma de decisiones: orientación académica postobligatoria
        • Lograr una sólida y progresiva competencia en los conocimientos y habilidades.
        • Facilitar el desarrollo de los hábitos y capacidades necesarias para participar en la sociedad como ciudadanos responsables y autónomos.
        • Tener autoexigencia en el proceso de aprendizaje.
        • Proporcionar y ampliar una formación general para favorecer una madurez intelectual.
        • Orientar los intereses en función de las preferencias y posibilidades.
        • Dar herramientas para la preparación de una inserción laboral futura.
        • Tomar decisiones sobre el futuro inmediato.
      • Autoconocimiento: afectividad, sexualidad, nuevas adicciones y drogodependencias
        • Desarrollar una actitud crítica respecto a los factores de riesgo para la salud.
        • Desarrollar hábitos y estilos saludables para poder llevarlos a la práctica en la vida diaria.
        • Reconocer críticamente situaciones y conductas que pueden implicar peligros o riesgos para la persona y ser capaces de enfrentarse con el fin de evitarlos con responsabilidad y criterios propios.
        • Generar valores positivos y conductas proactivas en el ocio.
        • Apreciación de los valores como libertad, responsabilidad, lealtad y fidelidad en la estimación de uno mismo y de los demás.
        • Dialogar abierta y respetuosamente entre los compañeros y los adultos.
        • Responsabilidad para con el propio desarrollo afectivo.
      • Solidaridad y cooperación
        • Hacer crecer la sensibilidad hacia el mundo que nos rodea.
        • Ver que hay realidades diversas y adversas, carencias, necesidades, sufrimientos ...
        • Valorar todo lo que tenemos y somos.
        • Compartir con los demás todo lo que tenemos.
        • Trabajar para conseguir una sociedad más justa e igualitaria.
        • Cooperar con nuestra actitud para la buena marcha del curso.
        • Ayudar a los compañeros que tienen dificultades de cualquier índole.
    • Todos estos objetivos se reflejan en unos ejes transversales de tutoría que se trabajan a lo largo de toda la etapa, atendiendo al momento y necesidades de cada edad.

      Los ejes transversales desplegados a lo largo de la ESO son: Educación en la solidaridad; Afectividad y sexualidad; Prevención de las drogodependencias; Convivencia y resolución de conflictos; Uso de las nuevas tecnologías; Técnicas de estudio; Orientación académica y Huella Ignaciana.

      El equipo de orientación psicopedagógica de Jesuitas Sarrià está integrado en el equipo de educadores que pivotan entorno del alumno. Cada etapa tiene asignado un orientador.

      Contribuye al desarrollo integral y al éxito académico (excelencia personal) del alumno desde su profesionalidad y dentro del ámbito de la educación escolar.

      Ayuda a prever y modificar las condiciones psicopedagógicas que pueden generar inadaptación o fracaso escolar y a detectar en el alumnado las posibles necesidades educativas.

      Ámbitos de actuación del equipo de orientación psicopedagógica:

      • Prevención
      • Asesoramiento al equipo de educadores
      • Intervención (grupal y/o individual)
      • Derivación

      El DOP de Jesuitas Sarrià forma parte de la red de Departamentos de Orientación de los colegios de Jesuitas Educación y trabajamos conjuntamente para mejorar la atención a la diversidad contribuyendo a hacer realidad el sueño del Horizonte 2020.

    • En la ESO la acción pastoral de la escuela busca ofrecer al alumno un espacio de acompañamiento en el crecimiento personal más allá del espacio académico. Es un acompañamiento, ya que proponemos que el alumno sea el protagonista de su búsqueda personal, del descubrimiento profundo de su interior y de su propia experiencia de fe.

      La pastoral se articula en base a dos ejes: dos horas de clase de Cultura religiosa (materia curricular), y una hora de Catequesis y Valores con los retiros y convivencias correspondientes.

      Los últimos cursos de la ESO marcan un punto de inflexión importante en las vidas de nuestros alumnos: las dudas, los recelos y los miedos se mezclarán constantemente con la necesidad de tomar decisiones, de asumir responsabilidades, de buscar una identidad propia. De ahí que los adolescentes necesitan sentir que el acompañamiento sereno y atento puede ser un camino donde encontrar hitos que les puedan orientar.

      En la ESO, los alumnos empiezan a madurar aquellas convicciones profundas que les acompañarán el resto de su vida. Durante este curso, en Cultura religiosa, se procurará abrir vías de reflexión y exponer planteamientos que ayuden a los jóvenes a elaborar sus convicciones.

      La Catequesis y Valores para la vida se ofrecen con total libertad para que cada alumno escoja, fomentando así la autonomía y la toma de decisión. Trabajamos en grupos reducidos, con un catequista que guía y orienta los temas. Es un tiempo de interiorización, de oración, de conocimiento personal y del grupo. El ofrecimiento sacramental, los tiempos litúrgicos y la convivencia-retiro forman parte de la oferta pastoral de la escuela para todos los alumnos indistintamente.

      El curso de 4º de ESO tiene la peculiaridad de que es un momento de crecimiento y decisiones. Por este motivo, desde la Pastoral ofrecemos a todos los alumnos medios para que toda la tarea evangelizadora que hacemos en la escuela pueda tener continuidad fuera. En este sentido, la escuela apuesta fuerte por el Casal Loiola donde los chicos pueden seguir profundizando en su vida y su fe.